jueves, 26 de febrero de 2015

TEBAS VETE YA



LA EXPERIENCIA DE OTROS PAISES

La experiencia fallida italiana

El cierre parcial de las gradas no ha frenado en el calcio la violencia verbal

Una grada vacía del estadio de la Juve, en enero pasado, sancionada por cánticos racistas. / M. Giglio (EFE)

“Nápoles, el cólera”, o “Vesubio, lávalos con el fuego” son sólo algunos de los cánticos que se suelen escuchar en los estadios del norte de Italia (sobre todo en el de la Juve). Para acabar con la violencia verbal en los campos de fútbol, la federación italiana impulsó en 2013 una medida que preveía el cierre parcial de las gradas. La medida sancionaba la llamada “discriminación territorial”, es decir, cualquier insulto, cántico y pancarta que ofendiera a los rivales por su procedencia. En Italia, desde siempre, ha habido mucha discriminación entre norte y sur; a los del sur se le llama despectivamente “terroni” (lo más parecido a “sudaca”, para poner un ejemplo). La norma, sin embargo, ha durado apenas un año. El pasado mes de agosto, ante la presión de los clubes, la federación la suspendió. Ahora, los equipos son sancionados únicamente con multas (de 10.000 a 50.000 euros en Primera, de 6.000 a 50.000 en las demás categorías) y sólo en caso de reincidencia.
Los radicales planearon infringir la normativa a la vez para que se cerraran todos los estadios
El castigo no funcionó en Italia. Hubo muchos casos de reincidencia. Algunos sectores de los estadios de la Juve, del Inter, de la Roma, por ejemplo, se cerraron en repetidas ocasiones sin que ello sirviera para acabar con la violencia verbal. En el calcio se sigue castigando el racismo, pero no la discriminación territorial. A los dos meses de que la norma entrase en vigor, los ultras de todos los equipos emitieron un comunicado conjunto para dejar clara su postura. Se pusieron de acuerdo para cantar coros discriminatorios todos los domingos en todos los estadios hasta que se cerraran todos los de Primera. En San Paolo, estadio del Nápoles, la provocación fue más lejos. Los propios ultras napolitanos colgaron una pancarta que ponía: “Nápoles, el cólera” y otra al lado: “Y ahora cerradnos el estadio”.
Adriano Galliani, vicepresidente de la Lega Calcio (la LFP italiana), fue el que más campaña hizo para que se quitara la norma contra la discriminación territorial. Quería tutelar a los clubes. El corporativismo ante todo. Daba igual lo que se cantara en los estadios. Él, decía, nunca escuchaba cánticos ofensivos (los napolitanos eran la víctima favorita en todos los campos). Y, sin embargo, sigue habiéndolos. El martes, sin ir más lejos, en el Juventus Stadium, durante el partido de Champions contra el Borussia, apareció una pancarta que ponía: “Napoli colera [Nápoles, el cólera]”.
Ahora se sigue penando el racismo, pero no los insultos referentes al origen geográfico
La UEFA ha dado muchos toques a la federación para que tome medidas contra el racismo. Es más, en 2009, después de un Inter-Juve en el que Balotelli fue víctima de insultos racistas, pidió a la federación italiana que interviniera y el estadio bianconero fue cerrado un partido. La primera vez que la UEFA cerró un estadio italiano por racismo fue en 2004. Fue el Olímpico de Roma después de Lazio-Partizan de Belgrado. Ese año el club fue sancionado dos veces más por el mismo motivo. Han pasado más de diez años desde entonces y el Olímpico sigue siendo escenario de actos racistas. En octubre de 2013 volvieron a clausurar el estadio (el fondo de los ultras) después de un partido de Liga Europa entre Lazio y Varsovia. En las gradas apareció esta pancarta: “Eslavo, hueles a mierda”. Ocho meses antes la Lazio ya había tenido que jugar a puerta cerrada los octavos de Liga Europa contra el Stuttgart después de que unos 200 aficionados hicieran el saludo fascista en las gradas durante un partido contra el Tottenham. Era la cuarta sanción al Lazio por racismo ese curso. Y siguen. El pasado febrero le cerraron el fondo de los ultras después de cánticos racistas a Edenilson y Niang, del Génova.

jueves, 19 de febrero de 2015

OSASUNA - REAL ZARAGOZA (SIN PANCARTA Y CON ORGULLO)



VIEJOS COMPAÑEROS DE BATALLA


¿Interesa la verdad?
18 de febrero de 2015
por Javier T. Laínez Royo
Han pasado 6 meses desde que el Real Zaragoza tomo un nuevo rumbo con la Fundación Zaragoza 2032 y los “pesados” de turno, a través de redes sociales, siguen queriendo sacar punta a un lápiz que ya no tiene mina.
Comprendo y respeto,  faltaría mas, que esas redes sociales y concretamente las de los que se consideran zaragocistas, quieran tener temas y acontecimientos varios para poder opinar, criticar, censurar y sacar conclusiones, pero no es necesario el insulto, la ofensa, el menosprecio y, en consecuencia, el desvío de atención a los problemas reales por los que ha pasado y pasa nuestro querido club.
Algunas veces, somos tan necios que no vemos mas allá de nuestra nariz, dejando de comprender que para extirpar un cáncer, primero habrá que saber donde está y posteriormente buscar al mejor cirujano posible que lo elimine y con mucha suerte, darle al enfermo la transitoria salvación y la mayor calidad de vida posible.
Miles de zaragocistas detectaron ese cáncer en el Real Zaragoza SAD de los últimos 8 años, pero pocos fuimos los que hicimos de cirujanos gratuitos para sacarlo de club, dudando a día de hoy si ha quedado algún resquicio o “agapitista”, pues la metástasis era amplia y de complicada erradicación.
Hace más de 6 años, con la impagable ayuda y colaboración de Sixto Genzor, iniciamos una “batalla” sin tregua contra aquel al que considerábamos nefasto gestor y culpable de la situación de un club que, en un corto espacio de tiempo, podía hacer desaparecer, y nadie, absolutamente nadie, ni instituciones aragonesas ni entidades financieras, nos daban la ayuda que a gritos solicitábamos, ya que con atendernos y comprender la situación no era suficiente. Si añadimos a esa falta de ayuda la sentencia de Fortuito en un proceso concursal, que bajo nuestro criterio y el de entendidos en la materia era culpable, el camino se presumía doloroso para los zaragocistas.
Dimitimos de APARZ por grandes discrepancias con su presidente. Continuando con la lucha por considerar que cuando las trayectorias son buenas y ricas en contenido, hay que luchar por su continuidad y jamás por paralizarlas y destinarlas al olvido. Esa dimisión nos permitió caminar solos y sin ataduras.
Nos rodeamos de profesionales, como fue y es el de la abogada Ana Domínguez Carabantes  y su equipo, también lo hicimos con todos aquellos grupos y personas que sentían al Real Zaragoza como propio y estaban dispuestos a luchar hasta el final. Poner nombres, se hace difícil, pues seguro que nos dejaríamos a alguien, pero la lista, doy fe, que fue larga.
Nos enfrentamos al máximo accionista, cara a cara, en las Juntas Generales del Real Zaragoza SAD, como también lo hicieron, por ejemplo, Jesús García Sanjuan, Movimiento Avispa y algún otro accionista (pocos), y no por la espalda, con la prensa como testigo. Lo hicimos también con sus abogados, ya que en diversas ocasiones quisieron silenciarnos,  apartándonos del proceso concursal sin conseguirlo. Denunciamos con documentación oficial y contrastada en  Aragón Televisión y resto de medios de comunicación, tal y como prometimos a la afición, todas aquellas irregularidades que se cometieron en el Club, sin que se produjera demanda judicial alguna, haciendo bueno aquel  refrán de “Quien calla otorga”.
Fuimos pieza fundamental en la plataforma “Salvemos el Real Zaragoza” donde el lema era nuestro principal objetivo, así como aunar esfuerzos por la unión de todo el zaragocísmo.
Peñas, colectivos, asociaciones y zaragocistas de corazón, no dudaron en dar batalla contra aquel, que por poseer las mayoría de las acciones, era “intocable”. Todo esto sin recursos económicos y aportando cada cual lo que buenamente podía, vía económica o vía horas de trabajo que jamás reclamaron o cobraron.
Insisto, para el conocimiento de incrédulos y algunos “twitteros” que, con mala intención, siguen insultando e intentando desacreditar, que durante esa lucha de una parte muy representativa del zaragocísmo, como en el párrafo anterior he mencionado, instituciones y entidades financieras, se mantuvieron en silencio, simplemente escuchaban y, posiblemente, esperaban a que el “enfermo” de cáncer se recuperase milagrosamente.
En el momento de mayor riesgo de desaparición, tanto Sixto Genzor como yo, fuimos requeridos por varios inversionistas (nosotros no buscamos a nadie), que a través de posibles inversiones, podían salvar de la quiebra y, como es su condición, hacer futuros negocios para rentabilizar la inversión. Ahí sí, instituciones y entidades financieras abrieron los ojos y las reuniones fueron constantes con ambas.
Posiblemente la desesperación y las inmensas ganas de que esa desastrosa situación cambiara, no nos dejó ver que, dentro de muchos inversionistas, también existen comisionistas que solo buscaban llevarse la última “tajada” de un Real Zaragoza moribundo. A día de hoy, aún queda algún indocumentado que nos solicita pedir perdón. ¿Perdón, por qué? Se pide perdón cuando a conciencia haces alguna cosa mal y no cuando lo que haces es trabajar, perder horas de tu trabajo y familia y sobre todo, querer ayudar a que no muera “el enfermo”.
Ni fuimos, ni somos investigadores profesionales, ni jamás nos dedicamos a inversiones multimillonarias, somos pequeños accionistas, y no pertenecemos a partido político alguno (pecado mortal en los tiempos que corren),  pero sí  es cierto que quienes deberían de haber investigado y denunciar en el juzgado aquello que pregonaban a los cuatro vientos, jamás lo hicieron, pues sus intereses eran claros, como reza otro refrán… “A rio revuelto, ganancia de pescadores”.
Tanto a mexicanos, como a alemanes y pakistaní, les fue aportada la documentación suficiente para que antes de invertir fueran conocedores de la situación de la SAD., advirtiendo por nuestra parte que la inversión debería de ser, inicialmente de 11 millones de euros en efectivo y, una posterior de aproximadamente 8 millones de euros. Con esa inversión y un buen equipo profesional, el Real Zaragoza, además de salvar la situación, podía alcanzar su objetivo de subir a primera y volver por el camino que jamás debió de abandonar.
Los acontecimientos, discrepancias y opiniones sin fundamento, pronto produjeron titulares de prensa y confusión en el zaragocísmo, como si fuera el último eslabón que Agapito Carmelo Iglesias quisiera, para poner un broche final a su falsa retirada.
Hay que recordar que el mismo día que Agapito vende sus acciones a los “empresarios”, también había quedado con Kadir Sheik para ir al notario en Zaragoza y hacer lo mismo. Somos varios los testigos de la mencionada cita, así como el conocimiento por parte del hombre de confianza del que fuera máximo accionista.
Ese día, perfectamente, nos podíamos haber retirado…Nayim, Fernando Sainz, Sixto Genzor y yo, pero hubiera sido una cobardía por nuestra parte, pues entendimos que ese contrato de compra/venta, además de contaminado y muy envenenado, era imposible de cumplir por parte de los “empresarios”, dándose la circunstancia o consecuencia de que Agapito Iglesias volviera a ser el propietario del Real Zaragoza.
Los inversionistas, que siempre estuvieron ahí, siguieron por hacerse con el accionariado del Real Zaragoza, con más o menos garantías, pero pujando y atravesando momentos durísimos para el zaragocísmo, pues la SAD en manos de los “comisionistas” corría más riesgo que con Agapito.
Esa lucha la reflejó la prensa con más o menos acierto, incluida la famosa rueda de prensa donde textualmente sentencié que, en la opción de Kadir Sheik, no se contemplaba dar un solo euro a Agapito Iglesias y mucho menos a terceras personas. Fue mi primera e irreversible discrepancia con el germano/paquistaní, pues él abogaba, si era necesario, pagar comisión por una SAD con más de 130 millones de deuda y desembolsar a Agapito Iglesias los ya famosos 10.000.000 €  
Se produce la reunión con los “empresarios” en IberCaja y es ahí donde realmente nos damos cuenta que, ni mexicanos, ni alemanes, ni paquistaníes serán capaces de desbloquear la venta del Real Zaragoza. Unos por no ponerse de acuerdo (división entre los “empresarios”) y otro por no querer dejar las garantías que IberCaja reclamaba, queriendo hacer, por parte de Kadir, una transferencia que nunca llegó.
Nosotros vimos las garantías de Kadir Sheik, como así las vieron también los medios de comunicación que quisieron, IberCaja y los “empresarios”, otra cosa muy diferente es que no hubiera opción de un precontrato ante  notario y que éste pudiera dar fe de autenticidad. Los “empresarios” no cumplieron con el plazo dado a Kadir, sacando un comunicado en la Web Oficial del Real Zaragoza, a las 3 horas de terminada la reunión, argumentando que Kadir no era solvente. Exigiendo las garantías que los “empresarios” nunca aportaron.  Lo que si es cierto y comprobado es que Kadir tenía pasaporte y DNI en regla.
Ningún club de futbol, de los que ha querido comprar Kadir, lo ha denunciado… ¿Podría tratarse de un simple comisionista de un grupo alemán o paquistaní? ¿Podría ser Kadir un aventurero con ganas de notoriedad? ¿Alguien entiende querer quedarse un club como el Real Zaragoza sin aportar un solo euro y con una deuda de 130 millones? ¿Qué notario puede realizar una venta sin certificar el pago legal de la misma?... respuestas que posiblemente tanto nosotros como el zaragocísmo en general nos quedemos sin conocer.
Públicamente me aparté y en consecuencia mis compañeros de “viaje” también (entrevistas en Periódico de Aragón y otros medios radiofónicos) explicando los motivos. Mi objetivo nunca fue ser presidente del Real Zaragoza y si que la SAD fuera salvada de una muerte segura. Es bueno recordar que en el “acuerdo” Agapito/Kadir, el primero ponía como condición que ni Laínez ni Genzor podían formar parte de una futura Junta Directiva del Real Zaragoza SAD.
El resto de la historia es más o menos conocida, ya que mucho se habló y se aseguró sin haber consultado a quienes fuimos parte de esas negociaciones.
La aparición de la Fundación  Zaragoza 2032, fue para mí una de las mayores liberaciones que he tenido en mi vida. Por fin llegaba el descanso de más de 6 años de lucha por un Real Zaragoza al que jamás he dejado de querer y así será hasta el fin de mis días.
Hoy, el Real Zaragoza ha encontrado, después de mucho sufrimiento, una mínima estabilidad digna de elogio, pero no exenta de problemas heredados y no heredados, que hace que sigamos sufriendo hasta que volvamos a ser lo que fuimos.
No soy quien para juzgar a nadie y menos a quien quiera el bien para el club de nuestros corazones. Por tal motivo pedí públicamente el apoyo a la nueva Fundación y lo sigo haciendo, ya que no es nada fácil sacar adelante la SAD en unas circunstancias tan adversas y con una deuda difícil de liquidar.
Espero y deseo que esta Fundación Zaragoza 2032 no sea un espejismo o continuidad del sufrimiento vivido por el zaragocísmo, pues sería imperdonable. Estoy, y así quiero hacerlo, convencido que el único interés es llevar al Real Zaragoza al camino de un gran club, como siempre lo fue y no por intereses económicos y personales, ya que es una Fundación sin ánimo de lucro. 
Como ex directivo y pequeño accionista, solo pido y siempre lo haré, TRANSPARENCIA, pues esa transparencia es la medicina que nuestro Real Zaragoza necesita para que toda su afición deje de tener dudas y cada vez esté más unida, que buena falta nos hace.
Y dicho sea de paso, que reaccionen y designen a alguien con criterio y fuerza, que nos represente en la Federación Española de Futbol, pues ya son demasiados los años que tanto ésta como la LFP hacen con el Real Zaragoza lo que les pasa por los reales.
Ojala nunca más lleguen los nubarrones y la desastrosa gestión que hemos sufrido durante años, pero si esto no fuera así y las fuerzas me lo permiten, volvería a hacer lo mismo…denunciarlo.
Estoy plenamente agradecido al zaragocísmo, tanto a los que han recorrido el camino a mi lado, como a los que con sus críticas constructivas han hecho posible que merezca la pena haber puesto mi granito de arena.
Este artículo no va dirigido a quienes me conocen y saben la verdad de lo acontecido, mas bien va dirigido a todos aquellos que por error o falsa información dudan de nuestra honestidad, zaragocísmo y sobre todo de aquellos que han luchado a mi lado sin desfallecer.
Si algún zaragocista, después de leer este artículo, sigue con alguna duda al respecto, simplemente tiene que contactar con nosotros, será atendido como siempre lo hemos hecho.
La verdad solo tiene un camino y créanme que es mucho más interesante y divertida que la mentira interesada.
AUPA SIEMPRE EL REAL ZARAGOZA
extraido de www.aupazaragoza.com

ESTA ES LA ESPAÑA DE HOY

Bob Esponja exalta el terrorismo y la violencia"

Otr Press. Madrid

La serie Clan es la que más quejas genera en la Oficina del defensor del Espectador

Imagen de la noticia
El código de protección a la infancia y la juventud hecho público que la serie de Clan TVE 'Bob Esponja' se convierte en el espacio que más quejas genera, entre ellas por "inducir a las malas prácticas" entre los menores o "exaltación del terrorismo y la violencia".

El informe incluye la respuesta del responsable de programas infantiles de TVE, Yago Fandiño, quien destaca que 'Bob Esponja' es una serie que "usa la metáfora y la parodia". "Pero si uno ve el episodio entero, puede ver que no fomenta la violencia, pues al final es la inocencia la que siempre se lleva el gato al agua", ha apuntado.

Por el contrario, el Defensor recuerda que, desde su estreno mundial, la serie "no está exenta de cierta polémica" y pide "una nueva reflexión" sobre su calificación en TVE,  'para todos los públicos'. "El Código de Autorregulación de RTVE incluye en los contenidos no recomendados para menores de 7 años incluye la descripción de comportamientos, actitudes y costumbres ininteligibles para el menor de esa edad cuando le puedan crear desconcierto", ha concluido.

jueves, 12 de febrero de 2015